El comienzo…

Todo comienza mucho antes, desde el momento que lo planificas, o incluso antes, cuando en tu mentes deseas traer a un nuevo ser a este mundo, cuando deseas ser mamá. Pero es justo en el momento que se confirman tus sospechas y sabes con seguridad que lo serás cuando tu vida cambia por completo. 

Desde ese preciso momento las prioridades cambian en tu vida, y ya no hay sitio en la cabeza para nadie más, que para ese bebé que viene en camino.

En mi caso todo comenzó un día en el que sospechaba que algo estaba pasando. Me iba a trabajar con mi esposo al local que inauguramos únicamente dos meses o tres meses antes, y el sueño hacía que me durmiera por las esquinas, sentada en el sueño, haciendo almohadas de paquetes de servilletas, con hambre a todas horas, y como en broma me decía mi esposo entre risas: “¡¡Uyyyyy aquí algo está pasando!!”.

También recuerdo otro momento del que meses después nos reíamos. Fue mi madre a ayudarnos una noche con el local, eran días de fiesta en la zona donde lo tenemos, y esa noche el local estaba llenísimo!!! Yo estaba fuera atendiendo a la gente con mi esposo y derrepente empezaron los únicos vómitos de mi embarazo, comencé a sentirme mal, a sudar frío, estaba en la caja cobrando y tuve que salir corriendo a la parte de atrás del local e ir al baño de empleados, casi me abrazo a la taza del mareo que tenía, no sabía qué me pasaba, mi madre me miraba preocupada y mi esposo no podía ni pensar con la cantidad de gente que tenía que atender. Intentaba volver a salir y me iba a mi puesto a intentar continuar, pero enseguida volvía mi carrera hacia el baño, me costaba mantenerme en pie, sentía que algo me había caído mal y estaba con una gastroenteritis muy fuerte, incluso al día siguiente mi madre me buscó unas pastillas en la farmacia para arreglarme el estómago y parar los vómitos.

En ese momento yo me reía, pero sabía que algo ocurría en mi cuerpo. Llevaba unos meses preparándome para este momento. Antes de casarnos le comentamos al ginecólogo nuestro deseo de ser papás, y nos recomendó que empezara inmediatamente a empezar a tomar “Ácido Fólico” para preparar el cuerpo para cuando llegara el momento, y así fue… 3 meses después llegó ese momento.

Un día, sin mucha espera, decidimos comprar una prueba de embarazo para confirmar nuestras sospechas, estábamos aún en fechas, no había ni un día de retraso, pero no aguantábamos las ganas de enterarnos si seríamos papás.

Recuerdo que mi prima y su chico, quien es mi mejor amigo, y 9 meses después se convertirían en los padrinos de mi princesa, estaban ese día en casa, por lo cual esperamos al día siguiente para el test definitivo.

Ese día habíamos trasnochado, pero yo no aguantaba las ganas de saber, así que me levante temprano y fui al baño, sentada, con los ojos casi cerrados, esperé los tres minutos más largos de mi vida. Fue un fantástico Clearblue que además de decirte si estás o no embarazada, te dice más o menos del tiempo que estás. Y así fue, con los ojos a medio abrir esperé sentada, hasta que de repente vi en el adorado aparatito la respuesta: EMBARAZADA 3+

No puedo describir la sensación, un vuelto al corazón, salí corriendo, me acosté en la cama y le dije a mi esposo: Vamos a ser papás…

Todo comienza mucho antes, pero en ese instante tu mente no para de pensar, piensas que el tiempo no es suficiente, piensas en arreglar la habitación, en comprarle las cosas que necesita, en la cuna, el nombre, si será cesaría o parto natural, en cuándo ir al médico, cómo se llamará, será niño o niña? TODOOOOOO, miles de dudas te atracan como si de un examen se tratara, el examen de tu vida, no sabes qué hacer ni por donde empezar, por eso hoy en día me he decidido a escribir este blog, porque por mucha información que hay por la red y en libros, a veces los consejos de alguien nos sirven un poco más y resultan más prácticos.

Y aquí estoy, una Mami 2.0, una trabajadora digital a la que le ha dado la vida un gran giro y hoy en día lucha por trabajar en los huecos que encuentra  y criar a una muñeca llamada Paola, lo mejor que he hecho y el orgullo más grande que tengo en mi vida.

Ahora mismo mi princesa ha cumplido un año, así que iré retrocediendo mes a mes para compartir con ustedes todos esos momentos y etapas por las que juntas hemos pasado y poder así ser de ayuda a muchas mamás que como a mi me pasó, no saben por donde empezar…

Bienvenid@s a nuestra vida en blog…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *