Mamá por segunda vez

number-2-vector-447287Creo que todas mujeres que son mamás por segunda vez pueden entender el sentimiento que llevo dentro y las palabras que voy a expresar aquí.

El primer embarazo es único, es tu primera vez, tu primera experiencia como mamá y todo es maravilloso y nuevo, empiezas a descubrir un nuevo mundo que no conocías pero con el que posiblemente siempre habías soñado  y una nueva aventura comienza.

Todo es nuevo, no sabes nada y tienes que ir aprendiendo, tanto durante los 9 meses de embarazo como cada día después de que tu bebé nace, todo es un descubrimiento conjunto, no solo tu bebé está conociendo este mundo, tu también, porque tu mundo ya cambió, ahora tienes un mundo delante que irás descubriendo día a día.

El segundo embarazo es diferente, pero no por eso menos especial, creo que simplemente es diferente…

Por un lado ya has pasado por todo eso, entonces haces todo de nuevo, pero ahora con la experiencia adquirida en el primero, con menos agobios, y con más calma y a otro ritmo… ya no sales corriendo a comprar todo desde el primer día que sabes que viene un bebé como si el mundo se acabara y no tuvieras tiempo para ir de compras, ahora sabes que hay tiempo de sobra, y entonces los días cunden más.

También después de haber probado mil cacharros y haberte equivocado con algunas compras, ahora compras con más cabeza, sabiendo lo que necesitas y lo que no. Seguro que al principio compramos 3000 accesorios que luego no usamos para nada y los tenemos aún guardados en un cajón. Ahora ya sabemos que necesitamos 5 cosas y el resto sobra, así que esta vez no derrocharemos tanto como la primera vez.

Puede que tengamos la suerte que hayamos guardado ( como yo 🙂 ) todas las cositas del primer bebé pensando que pronto vendría otro, así que la mayoría de las cosas solo tenemos que sacarlas del trastero y ahora haremos una pequeña lista de 3 cositas que no compramos y que vimos que podrían ser útiles, o algunas que no pudimos comprar en su momento por tanto gasto que tuvimos y ahora si nos podemos dar el gusto.

El caso es que todo se reduce, tiempos, compras, agobios, cosas que no sabemos…

Ahora somos más inteligentes, objetivas y ya conocemos un poco este mundo aunque no seamos unas expertas, ya somos madres 😉

No significa que se viva con menos ilusión, al contrario, yo tengo una ilusión enorme de volver a ser mamá, pero se vive de otra forma.

Te das cuenta de viene otro bebe a casa, y que ya no tendrás momento a solas con tu princesa, y tratas  de aprovechar esos últimos momentos que le quedan a ella con hija única y de dedicarle su espacio, aunque siempre haciéndola partícipe de eso que viene.

De eso si me di cuenta, que la mayor diferencia entre la primera vez y la segunda, es que ahora la tengo a ella, y está viviendo este nuevo embarazo y esta nueva aventura como parte principal y fundamental del proceso, como una hermana mayor, que me toca la barriga, que le habla, que le ha puesto nombre y la llama “mi pitufa”, la ternura por ese bebé que llega es increíble y muchas veces me hace llorar de alegría.

Antes, éramos dos los que esperábamos… ahora somos 3 y solo con la ilusión que tiene ella, esa ternura y brillo en sus ojos, me hace estar segura y feliz de volver a ser mamá, por la suerte que van a tener ambos de tener a su lado una compañía semejante; por darle una hermana o hermano a esa princesa, para que le de la mano y le acompañe el resto de su vida…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *