Volver a la normalidad después de dar a luz

A veces es muy difícil volver a la normalidad después de ser mamá…

Pero de algo estoy segura, que vale la pena más que nada en el mundo, es la mejor dicha que Dios y la vida te pueden dar, pero no deja de ser cierto que es complicado; sobre todo cuando tienes una profesión o un trabajo que sacar adelante;  y aunque no es imposible, el día a día es difícil.

A veces se hace cuesta arriba y piensas que no vas a poder, que deber reformular tus objetivos profesionales porque no vas a poder llegar hasta donde querías.. Pero yo soy de las que piensa que nada es imposible… que si te propones algo en la vida y pones todo tu empeño en ello,  tiene que salir bien porque el universo va a conspirar para que tú lo consigas, el problema son los momentos que pasas hasta que llegas allí…

El camino que tienes que recorrer no es fácil …a veces pierdes las fuerzas, otras los ánimos no te acompañan… y si te vas dejando derrotar, también pierdes la inspiración, y de un momento a otro ya no recuerdas tus objetivos o qué es lo que querías conseguir.

En ese momento, poco a poco lo vas dejando hasta que te ves reformulando tu vida y quizá al final de ese nuevo camino forzado por la apatía y miedos a no poder,  cedas y tires la toalla, incluso hasta te encuentres al temido conformismo y allí te quedes….

Yo no he llegado allí…. ni siquiera he comenzado el camino, estoy en esa primera parte de cambios, cuando crees que no puedes, que nada es igual y  necesitas pensar en cómo hacerlo y como conseguirlo…

Ahí estoy yo… y creo que de momento tengo claro que no refórmalo, que los objetivos tienen que ser los mismos que eran, solo tengo que pensar en cómo hacerlo y empezar a luchar como siempre lo he hecho.

NADA ES IMPOSIBLE, ese es mi lema…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *